Tráfico de información en la web: una amenaza fantasma

No es secreto que el aparecimiento y desarrollo tecnológico de redes conectadas, o Internet, ha cambiado significativamente el modo de vida de millones de personas. Según la ONU, casi un tercio de la población mundial utiliza Internet, eso es cerca de 2’300’000.000 millones de personas. Cifra sorprendente, si se toma en cuenta que el índice de acceso a servicios básicos, como educación y salud,  a nivel mundial no están demasiado distantes a esa cifra. Hay quienes afirman que el autoaprendizaje a partir de fuentes libres en Internet es la metodología del futuro. El dato es esperanzador. Sin embargo no se toma en cuenta un factor clave: buena parte del tráfico de datos que se mueve en la web pasa por servidores ubicados en los Estados Unidos. Según FayerWayer, el 98% del tráfico de búsquedas hechas en Latinoamérica aterrizan o son interceptadas por servidores norteamericanos.

Aquello no podría sonar demasiado malo cuando tenemos en cuenta que Estados Unidos es dueño de la mayor infraestructura de servidores interconectados no militares en el planeta, pero ¿qué significa aquello?
La respuesta a esa pregunta es complicada, pero en términos simples, significa que Estados Unidos tiene poder sobre casi la totalidad de datos que se envían y generan por usuarios latinoamericanos en Internet. Esto es preocupante cuando sabemos que el gobierno de ese país tiene la capacidad técnica de acceder y analizar esa información; según sus funcionarios estas prácticas no son nocivas para la normal utilización de redes, ya que apuntan a desmantelar amenazas de seguridad informática provenientes de potencias extranjeras. Esa afirmación puede no ser tan cierta.

Como ven, mucho de los esfuerzos técnicos y recursos financieros de Estados Unidos están direccionados a la vigilancia con fines fuera del ámbito militar y de seguridad.

¿Qué hacer?

Latinoamérica genera una importante cantidad de tráfico hacia servidores como Google, un famoso buscador que ha indexado ya miles de millones de páginas web. La alternativa sería que el continente invierta en infraestructura informática: hacen falta servidores latinoamericanos que gestionen el tráfico nativo de la región. Sin intervención del norte es posible generar una dinámica web soberana que fomentará, además, la creación de espacios hechos para y por latinoamericanos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s